viernes, 11 de septiembre de 2015

Ey, Superwoman

 Ey, Superwoman, mira aquí y lee.

Yo soy como tú, en serio. Ni mejor ni peor, como tú. Exigente, trabajadora, perfeccionista, soñadora y un intento de todo esto al fin. Todo lo juego a medias dejando la piel en cada tramo. Hemos nacido en un tiempo complicado, mira y verás:

-      Somos el hermoso y cultural pilar del hogar; calculadora, expendedora de recibos, caja electrónica/mental, lavadora, organizadora de tareas, organizadora de tareas complicados bajo situaciones de estrés y además poseemos el maravilloso don de la adivinación, el control del espacio tiempo y baterías de Litio integradas.

-         -            Somos el divino nuevo pilar de la economía de nuestro país. Hemos luchados por nuestros derechos por años y a pesar de ello solo unas pocas gozan de una igualdad digna. Trabajamos dentro y fuera de casa dando gracias por la oportunidad de ser explotadas con avaricia y exageración.


-          Somos profesionales cualificadas y calificadas. Emprendedoras y comprometidas porque nos ha costado sudor y reglas llegar hasta donde sea que estemos. Hay que tener muy buena suerte para que no te toque retorcerte de dolor durante Selectividad o manchar el sillón en una entrevista de trabajo. Nunca decimos basta porque no tenemos límite en la capacidad de esfuerzo y superación. Y eso, amiga, es porque somos totalmente conscientes de que cada una de nosotras es el referente primero para las futuras generaciones. Lástima que no seamos además el principal.

-          Padecemos en deterioro físico de la menstruación y el parto. Después del paritorio ninguna vejiga vuelve a ser lo que era. Gracias a Dios que el sexo pasa de excepcional a extrasensorial.

-          Nos pasamos la vida marcando la diferencia entre ser esposa y madre. No quieres que tu marido te mire con a tu madre pero quieres que te respete como a ella.

-          No entendemos que podemos ser amantes de nuestros maridos hasta pasados los taitantos. Sin embargo, ellos dejan de mirarnos como esposa cuando dejamos de ser amante. Curioso.

-          Nos pasamos la vida jugando a la balanza entre lo que deseamos y lo que debemos. ¿Y qué remedio? Al fin y al cabo cada sueño implica tiempo fuera del hogar, y el hogar es nuestra responsabilidad.

-          Un hurra por las excepciones.

-          Ser mamá es la cosa más complicada que ha podido inventar la naturaleza. El Big Bang, el primer organismo pluricelular, el salto del anfibio a mamífero todo eso son chorradas que han inventado hombres demasiado inteligentes para reproducirse. Lo verdaderamente complicado es no morir de amor cuando te despiertan a las tres, a las cuatro, a las cinco y a las seis de la madrugada gritando “mama”, que no “mamá”.


-          El verdadero milagro es participar en la conversación de tus hijos a pesar de que solo utilicen dos sílabas repetidamente: taetá taetá…. Y que se vaya tan feliz porque ha conseguido que entiendas que le aprieta un calcetín.

-          Somos una guerra que nunca termina. Brigadas silenciosas que nunca se rinden.

-          Si, ser padre es maravilloso. Cada día mejor porque vosotros también lucháis vuestras batallas pero ser MAMÁ ES LA HOSTIA.



Yo no soy una Supermamá, no soy una Supertrabajadora, ni una Superartísta. Solo soy una Supermujer, igual que tú. No quiero ser más, quiero ser yo.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...