jueves, 20 de septiembre de 2012

La fábula del Tren Perdido.

Cuenta la Leyenda de un Tren Fantasma que recoge almas en las estaciones para llevarlas al cielo. En este tren solo se pueden subir los que compraron su billete pero... por alguna razón muchas veces va vacío. ¿Quién lo cuenta? Pues esta historia solo la pueden contar los que lo vieron partir sin tomarlo pensando que volvería a pasar. Pero estos mismos son los que cuentan que el Tren que muchas veces va vacío nunca vuelve a pasar por la misma estación.

Caminando caminando me encontré en el camino correcto. Y sin darme cuenta he entendido que hay trenes en la vida que solo pasan una vez, y nunca más. Ante ello, lo único que podemos hacer es seguir probando con el tren adecuado y para eso amiga, hay que ir a la estación. Parece un poco complicado lo sé, yo y mi retórica retorcida y humor único, el mío.

Pasan tantas cosas que no podemos controlar. Tantas que nos hacen des-centrarnos y perder el equilibrio que solo nos queda el consuelo de culpar a la casualidad y el azar. 

Si, es verdad el azar hace mucho pero prefiero pensar que lo malo viene solo, sin quererlo, así por un sorteo injusto. pero lo bueno podemos buscarlo, lograrlo, alcanzarlo, conseguirlo o capturarlo. Las oportunidades nos brindan decisiones acertadas y erróneas pero cualquiera de ellas nos lleva en movimiento hacia otro lugar.

En definitiva podemos equivocarnos, podemos caer pero nunca, nunca nos podemos detener.

Nunca tomaremos el tren adecuado si no vamos nunca a la Estación de Tren ¿No es cierto? Aquí lo único que no esta muy claro es a qué estación hay que ir. Para saberlo hay que vivir, no basta con sobrevivir.

Espero que os sirva un abrazo.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...