viernes, 5 de julio de 2013

Otra carta para tí

Hola bebé. Hoy te traigo un puñado de secretos. De esos que cuando los sacas del corazón escuecen durante horas.

Estás siendo un tardón cielo, no olvides que la pereza no es una gran virtud cuando la fortuna no va en la mochila. Al respecto tengo mis propios recelos.

Quería contarte que estoy conociendo a alguien que me tiene en una nube casi contante. Esa persona me enmaraña la cabeza y está presente a todas horas. Con ideas nuevas, revoluciones que desestabilizan todo lo estable. Demoledor de cimientos y derivado de la Goma-2.  Es fuerte, se mueve por la pasión y la entrega a los buenos fines, o a sus propios fines.  Es incansable y cuando agacha la cabeza  hay cientos de manos que le ayudan a volver a erguirse. A diario su rostro está henchido de satisfacción por los abrazos y los pequeños pasos que va dando y es capaz de estrujar la más delicada gota del mayor y exquisito manjar. Saborea tanto como sus labios tocan. Ha aprendido a pedir caricias y prueba tantas pieles como alcanzan sus dedos. Devuelve los toques al corazón con aplausos que sus manos ocupadas le permiten dar. Esta persona se encuentra a sí misma cada día afrontando con justicia sus miedos y convirtiendo las trampas y malos trucos en estrategias para un mundo mejor. Destapa su rostro gradualmente aunque aún se escolta detrás de caballeros, ogros, princesas y gatos.

Recién está aprendiendo a recibir elogios y repetirlos en voz alta sin miedo a las repercusiones. Aún piensa lo peor de cada persona y se protege del mundo y de sus abusos pero confío en ella y en sus alas. Esas armas de la imaginación que disuelven la barbarie con la distancia hasta el cielo.

-          ¿Es ahí dónde te escondes? Dímelo y voy a buscarte. Te lo prometo, amor.


Ha vuelto a recogerse el pelo para salir de casa y ha dejarlo suelto cuando quiere que papá la mire con esos ojos…Dejó el luto del cuerpo pero solo ahora vuelve a respirar su alma tras una larga rehabilitación de distracciones, intentos, fracasos, letras, renglones y gomas de borrar. ¿Dónde te escondes tardón? Cada vez le importa menos que la vean desgarrarse el alma y ama que se pregunten cuántas de las letras rozan lo real. Es una aficionada al despiste.

Quiere ser alguien cuando vengas a conocerle. Quiere que digas “es mi madre” con orgullo y sin vergüenza. Quiere que tus amigos le recuerden por lo que hizo y en quién me convirtió. Quiere que cuando te falte te digan “sé como ella”. Quiere ser pretenciosa con sus objetivos y no avergonzarse por ello, ser pecadora del ego.

Necesita que sus palabras signifiquen para ti lo que hoy significan para otro. Que seas tú quien diga –me siento mejor cuando leo tus historias, mamá - . Quiere ser mejor para ti y por ti. Quiere reconocerse en esa persona que le has obligado a construir de tanto esperarte. Quiere saber sus límites y derribarlos.

Esa persona es todo cuánto quiero ser yo. Y deseo, frente a todo lo demás, que vengas a conocerme algún día. 

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...