sábado, 13 de abril de 2013

De mí


Escribir es una de las formas más maravillosas en las que el alma se hace escuchar. Cuando lo hacemos es fácil pintar de colores lo que a simple vista parece en blanco y negro. Estas son mis herramientas para escuchar la vida. Y para escribirla.

... Por una cama de Princesa



Porque en la vida ni todos son ogros ni todas son princesas.
Comencemos con unas pocas palabras mezcladas con la demencia de la introversión, porque los sueños, sueños son ¿o no? Hablemos también del valor de los deseos y de la calidad del tiempo que invertimos en conseguirlos porque en verdad de eso se trata. De lo que haces con el tiempo mientras persigues tus sueños. 

Por una cama de Princesa es un retrato de superación y esperanza en que, en la batalla suprema, sean la inocencia y el corazón los que ganen la partida. Eva trabaja duro en base a unos firmes principios de honestidad, esfuerzo y sacrificio. Por su parte Javier vive envuelto de lujo, extravagancia y excesos. Con el dinero suficiente para comprar cualquier cosa y no desear nada que no pueda obtener, ni tan siquiera su preciado tiempo. 

Dos personas que colisionan en dos frentes irreconciliables, siempre y cuando 
ninguno de ellos traicione los principios que orgullosamente sostienen. Aquí no encontrarás flechas chispeantes con corazones y margaritas en un amor a primera vista. De lo que se trata es de lo que se pierde de nosotros mismos cuando nos entregamos a otros. Y de lo que queda cuando volvemos a estar solos.




En un mundo de magia y de leyendas la vida de Daniela gira en torno a la más cruda humanidad y su lucha será trepidante para conseguir lo que cualquiera de nosotros deseamos. Una historia dinámica con personajes intensos y una voz silenciosa, las Cartas que la Madre de Daniela le escribe antes de morir. 


Un sacrificio que ella aún se esfuerza por comprender hasta que Kaidem Clain aparece en su vida, sacudiéndola entre el deseo efervescente y la fortaleza del compromiso. No dejéis de leerla.


Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...