jueves, 3 de enero de 2013

Los que se van

En la vida hay personas que vienen y personas que ser van. ¿Qué os voy a contar a estas alturas? Lo que ocurre es que a veces te planteas el por qué de este movimiento. Deseo saber qué hago mal para que ser vayan. Pienso unos minutos y esto es lo que creo.

Cuando yo quiero estar estoy. Cuando no quiero estar, no estoy. Si hago esto extensible a otros. Si no están es porque no quieren estar. En estos casos, lo único que podemos hacer es decidir qué hacer cuándo vuelvan:

- abrir los brazos y recibirlos o ...
- recibirlos sin abrir los brazos.
- nada no es una opción.

En la vida los lazos necesitan su tiempo, más aún si tienen que sanar. Pero no te midas nunca por la gente que se va, sino por la que está y la que regresa.

Las personas que nos aman y nos dejan. ¿qué puede hacer alguien al que somos indiferentes? ¿y alguien que nos odia?

Pues imagínate. Los límites son imposibles de dibujar.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...