sábado, 9 de junio de 2012

suelto el clavo que me quema

A golpes de vista y a golpes literales vas aprendiendo que la vida no te da lo que deseas, solo te da lo que a ella le viene de la realísima gana. En fin, que no nos queda más que jodernos y tirar con lo que quede aceptando que lo que no está, no solo no está sino que puede que no llegue.

Vuelvo  a esperar por la voluntad incontrolada y el antojo de la bruja de la suerte. Vuelvo a resignarme por lo que no voy a tener y suelto el clavo ardiendo que me está quemando el alma.

Por primera vez desde hace 6 meses comienzo a sentirme como antes. La parte mala, me siento mal. La parte buena, me siento yo, no yo sufriendo por lo que no tengo.

No voy a decir que sea lo que Dios quiera porque no estoy de acuerdo con él. Pero mande quién mande, que sea lo que tenga que ser que sigo queriendo dejar de llorar y caminar hacia delante.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...