domingo, 17 de abril de 2011

La vida me ha dejado ver

Hoy puedo considerarme afortunada, he podido ver lo que la vida pretendía enseñarme desde hace tanto tiempo y es que no podemos tenerlo todo por el mero hecho de que así sea. Todo hay que buscarlo y todo hay que ganarlo.

Nos ganamos el cariño de las personas con cariño. Conseguimos que los demás derriben barreras hacia nosotros solo derribando antes las nuestras. Conseguimos lo que deseamos solo cuando dejamos de necesitarlo porque así ha de ser. Encontramos el amor cuando vivimos sin buscarlo y sin necesitarlo, encontramos la suerte cuando ella quiere y no cuando la buscamos. Logramos metas solo después de largos y costosos caminos. Quizás ya al final de nuestras vidas comprendamos que esas metas no eran más que cruces y simples paradas en la carrera de la vida.

Qué más da no tener lo que deseas si a través de la necesidad comprendes que no es así como se consigue el éxito. Tenemos éxito y somos felices cuando sabemos capotear los envistes a traición y retomamos la espada para demostrar quién somos sea quién sea a quién nos enfrentemos. Solo podré ser feliz si logro vivir sin lo que creo necesitar. En realidad, la felicidad la alcanzaremos cuando aprendamos y aceptemos nuestro lugar en la vida y desempeñemos bien el papel que nos ha tocado.

He tardado mucho en ver esta lección, solo espero haberla alcanzado a tiempo. Os quiero.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...