miércoles, 1 de diciembre de 2010

Vivir con miedo de que la felicidad se acabe


Me invade por momentos ansiedad fruto del miedo a que momentos exultantes de felicidad desaparezcan sin avisar. A diario vemos a nuestro alrededor como la felicidad puede desaparecer de un momento a otro.

Un accidente de tráfico, una mala decision, una elección errónea, una confusión durante una discusión, el cansancio acumulado en un mal día... Cualquiera de estas opciones puede hacer que la vida se vaya al traste.

Esto me hace sentir mal y coarta mi libertad para ser feliz y expresar mi libertad para serlo. Hoy, intento soltar este lastre y lo hago minuto  a minuto, tan a menudo como me siento feliz siento está angustia. La siento y me pellizco para seguir disfrutando porque odio pensar que cada minuto de felicidad debe ser hipotecado con intereses en lágrimas, enfermedades y desgracias.

Por sí acaso, sonreire hoy. Aunque no quiera creerlo no sé que pasará mañana.



Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...