domingo, 31 de octubre de 2010

ja ja ja  cuando decía que esto me estaba constando mucho trabajo no mentía.

Muestra de ello es que vengo muy poco por aquí. Para el que me conozca, posiblemente se extrañe de que no tenga el tiempo que ellos piensan para fomentar el egocentrismo que ellos mismos ven y envidian. Pues resulta que no es fácil, reconocer cuán importante es para cada persona disponer de un tiempo para lograr metas y evitar obstáculos como lo es para mí mi necesidad de que mis acciones sean siempre aprobadas por otros, por los que me importan mucho y por los que no.

Para ello llevo trabando para ellos y por ellos durante años, y llevo meses haciéndolo para mí misma. No me entienden lo se. No me importa, esto, lo voy asumiendo, pero muy poco a poco. No tengo hijos, no muchos amigos, mi familia a la que amo en todas sus partes está más lejos de lo que quisiera, y la nueva, la que "escogí" tardará años en darme el lugar y el valor que tengo. Hoy es un buen día, hoy creo que la venda la tienen ellos, que no lo ven. Mañana, puede que lloré con ansiedad ante la indiferencia y la desvalorización, pero gracias a "alguien", el día solo tiene 24 horas.

Reconociendo mis palabras y mis pensamientos en estas líneas veo cómo hago algo por mí, para mí y para mi satisfacción. Pero no soy capaz de olvidar lo feliz que sería si para otros, mi esfuerzo fuera un mérito por el que elogiarme. Por eso, y para enseñarme en mis defectos, he decidido que esta actividad sea invisible para ellos. No Rey, tú siempre estás, para ti no hay categorías. Cuando leas esto sabrás que siempre ha estado escrito para ti, solo que lo guardaba para una ocasión especial. Para cuando  necesite tu palmadita, para cuando me sienta mal y te acuse de no escucharme y para cuándo te pida perdón por mi genio, mi falta de autoestima o simplemente, para cuándo no encuentre al Ave Fénix.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...